AÑO INTERNACIONAL DE LA SANIDAD VEGETAL

Las Naciones Unidas han declarado 2020 Año Internacional de la Sanidad Vegetal (AISV). Este año es una oportunidad única e irrepetible para sensibilizar a escala internacional sobre cómo la protección de la sanidad vegetal puede ayudar a acabar con el hambre, reducir la pobreza, proteger el medio ambiente y estimular el desarrollo económico.

Fuente: FAO

Las plantas son la fuente del aire que respiramos y la mayoría de los alimentos que comemos, sin embargo a menudo no pensamos en preservar su salud. Esto puede producir consecuencias devastadoras. La FAO estima que cada año hasta el  40% de los cultivos alimentarios se pierden por culpa de las plagas  y enfermedades de las plantas. Esto deja a millones de personas sin alimentos suficientes y daña gravemente la agricultura, actividad que constituye la fuente de ingresos principal de las comunidades rurales pobres.

La sanidad vegetal se encuentra cada vez más amenazada. El  cambio climático  y las actividades humanas han alterado los ecosistemas, reduciendo la biodiversidad y creando  nichos ecológicos nuevos donde las plagas pueden desarrollarse . Al mismo tiempo, el  comercio y los viajes  internacionales han triplicado su volumen en la última década y pueden contribuir a la  propagación rápida de plagas y enfermedades  en todo el mundo, dañando las plantas autóctonas y el medio ambiente.

La  protección fitosanitaria  contra plagas y enfermedades es mucho  más rentable  que la gestión de emergencias de sanidad vegetal a gran escala. Las plagas y enfermedades de las plantas son a menudo imposibles de erradicar una vez que se han establecido, y su manejo requiere mucho tiempo, y además es costoso. La prevención es fundamental para evitar el efecto devastador de las plagas y enfermedades en la agricultura, los medios de vida y la seguridad alimentaria, y muchos de nosotros tenemos un papel que desempeñar.

AÑO INTERNACIONAL DE LA SANIDAD VEGETAL (AISV) V